Venda – Poema contra el maltrato de género

VENDA.
El dolor que ella sintió,
Parecía irreal,
Ella no sabía qué pensar…
Sus músculos dolían,
Y sus ojos no paraban de llorar…


Pero el golpe más duro,
No fue el que él le propinó,
No fueron esos insultos que él le dedicó,
Ni esas palabras obscenas,
Ni esos gritos sin razón,
El dolor más duro, fue su mirada,
El odio que emanaba,
La oscuridad de aquellos ojos que ya no brillaban,
La ira, la rabia…


Ella sintió un escalofrío por todo su ser,
Ella sabía, que a partir de ese día, él no volvería.
Porque él, ya no era él.
Ella sentía, que ya no le reconocía.
Él le golpeó a ella,
Pero también golpeó su libertad,
Golpeó sus sueños, que cayeron en mil pedazos desde ese momento…
Golpeó y le arrebató todo por lo que ella luchó.


Entonces…ella se sintió tonta,
Se odió por no haber escuchado,
Por no haber visto lo evidente,
Por llevar una venda en los ojos siempre,
Se odió,
Se odió,
Se odió…
Pero no quería seguir haciéndolo.


No quería que éste, fuera el primer golpe que antecedía al resto,
No quería reblandecer su corazón,
No quería perdonarle cuando él se disculpara,
No quería que él le arrebatara su voluntad,
Y mucho menos su vida.


Ella quería ser libre,
Quería vivir una vida feliz,
Ya no quería que él le quisiera,
No hacía falta que alguien le amara,
Ella quería quererse,
Quería amarse con toda su alma,
Quería vivir.

Así que…
Ella espero al día siguiente,
Él se disculpó de rodillas,
Le dijo que no volvería a hacerlo.
Ella le perdonó, le besó, le sonrió,
Le dijo que confiaba en él.

Él se marchó como cada día,
Ella sabía lo que tardaría,
Cogió todas sus cosas,
Y decidida a marcharse para siempre,
Miró esas paredes por última vez,
Pensó y recordó todo lo que vivió con él.


Él fue bueno mucho tiempo,
Él la quiso como a nadie,
Él La amó, la mimó, la consintió,
Por un momento ella sintió que él era sincero,
Sintió que no debía irse,
Solo pasó una vez, se dijo, cometió un error,
Se arrepiente, me ama…

Menos mal, que fue solo por un momento…
Ella se dijo, que por fin se había quitado la venda,
Esa venda que todo el mundo le decía que tenía,
Esa venda que no le dejaba ver al monstruo,
Que no le dejaba verse a ella,
Cada día más delgada, cada día más apagada,
Cada día más triste y desilusionada.


Menos mal,
Menos mal,
Menos mal que se quitó la venda,
Menos mal que la tiró al suelo,
En ese, que ya no sería su hogar nunca más,
Menos mal que salió por la puerta,
Que no miró atrás,
Menos mal que se fue para siempre,
Que decidió comenzar una nueva vida, queriéndose más que nunca.
Menos mal, que ahora ella VIVE.

Noelia Pedraza.

fotomanipulación maltrato de género

Canciones:

Cobarde – Warcry

El final del cuento de hadas – Chojín

Reflexión personal:

Bueno, creo que con este poema, he expresado bastante bien lo que opino respecto a este tema. Que la vida, o mejor dicho, las personas, somos injustas y malvadas (no todas, por supuesto).

Que ojalá no tuvieran que hacerse poemas, ni canciones, ni películas, ni libros, dedicados a este tema, porque este tema no “existiera”, que ojalá estos casos no se dieran nunca en la vida (y no solo me refiero al maltrato de hombre a mujer, si no en general cualquier tipo de maltrato. De mujer a hombre, que también los hay, de maltrato a niños, o entre niños (bullying), de maltrato a animales, etc).

Pero por desgracia, es una realidad, y por eso se le debe de dar voz y se le debe de dar mucha importancia, por que, ya que la vida, y las personas, somos injustas, que al menos la justicia sea justa.

Por último, ojalá todas las personas, como la protagonista del poema, pudieran ver a tiempo el mal, pudieran quitarse la venda antes de que fuera demasiado tarde, y pudieran marcharse, y vivir.

¡Gracias por leerme!