Reflexión – Blanqui

Blanqui. El amor perruno de mi vida.

Antes de tenerle en mi vida, nunca imaginé que se podía querer tanto a un animalito. Siempre me gustaron, siempre quise tener, pero hasta que no llegó Blanqui, no supe lo que era realmente esa sensación.

Con ella descubrí lo que es recibir el inmenso amor que un perro puede darte, la lealtad que te ofrecen, la bondad infinita, la inocencia que tienen y muchas cosas más.

Con ella descubrí, que a día de hoy, no podría vivir sin un animal en mi vida, y que yo no sería la misma persona que soy hoy.

Ella me enseñó a ser responsable, protectora, cariñosa, amante de los animales ¡y una niña muy feliz!

Y no, no es una locura querer a un animal como a un miembro más de la familia, aunque algunas personas lo piensen. Simplemente no pueden comprender lo que es el amor de un animal. Yo tengo la grandísima suerte de haberlo descubierto.

Blanqui llegó a mi vida.

Blanqui llegó a mi vida cuando yo tenía 12 años. A partir de entonces, llenó mis días y los de toda mi familia de ilusión y felicidad, de amor, de ternura… Blanqui no era nuestra mascota y ya, siempre fue una más de la familia.

Durante toda su vida con nosotros, fue una perrita encantadora, cariñosa, buena, juguetona, leal, agradecida…¡Nos dio mucho sin pedir a cambio nada más que no fuera amor y mimos (y comida, mucha comida…)!

Lo bueno que tienen los animales, a diferencia de las personas, es que muestran cómo son, y nos hacen saber lo que sienten, sin temor a nuestra reacción o a lo que vayamos a pensar de ellos. Son naturales, son reales.

No es necesario que hablen para transmitir sus emociones o para comunicarse con nosotros, porque son tan puros, que cualquier gesto vale para entenderes perfectamente. Las palabras sobran.

¿Alguna vez alguien se ha alegrado tanto de que llegaras a casa, que hasta ha llorado de la emoción y se le ha escapado el pis?

Blanqui sí…cada vez que volvíamos del súper, o de dar una vuelta, o de lo que fuera. No le importaba si habían pasado 2 horas o 2 minutos, ella se alegraba igual. Saltaba de alegría, movía el rabito sin parar, se ponía boca arriba para que le acariciáramos la tripita…era puro sentimiento, puro amor.

Ella falleció en Noviembre del 2018, con 13 años. Le cuidamos muchísimo durante toda su vida, le mimamos y le hicimos muy feliz, pero los últimos años fue apagándose poco a poco. Fue un golpe duro para todos. Todavía nos cuesta asimilarlo muchas veces.

Me cuesta mucho pensar en ella y saber que no voy a volver a verle ni a acariciarle. Me cuesta ver sus fotos y vídeos sin entristecerme, y sé que con su marcha, se ha llevado un pedazito de corazón, de cada uno de nosotros, su familia.

Pero la vida es así. Los perros tienen una vida corta, es muy injusto. Me alegra saber que al menos la de Blanqui ha sido llena de amor y felicidad.


Dibujos

Los dibujos que he hecho dedicados a ella, son muy especiales, y por supuesto, están hechos con mucho amor.

Me basé en esta fotografía para hacer la ilustración que muestro a continuación.

Este momento es muy importante para mí, ya que Blanqui hacía poco que había llegado a la familia, y es de las primeras fotos que me hice con ella.

El dibujo simboliza ese mismo momento, pero en el presente. Es una manera de recordar, o de mostrar, que siempre estará conmigo, de grabar ese momento. Es como un homenaje hacia ella. Todos mis sentimientos van representados en él.

Blanqui y Noe. Fotografía
Ilustración de Blanqui y Noe

El siguiente dibujo, está basado en una de las fotografías que más me gustan de ella.

Además, este dibujo lo realicé a tan solo unos días de que Blanqui se fuera, por eso, es un dibujo muy importante.

Para mí, dibujar no es solo dibujar, es una manera de transmitir, de expresar lo que siento en ese momento, de viajar y de conectar con lo que estoy dibujando. Me dolía en el corazón dibujarle, recordarle y saber que no volvería a acariciar ese pelo nunca más, pero a la vez necesitaba hacerlo, y quería.

Blanqui ilustración perrita blanca

Blanqui siempre será Blanqui. Siempre será mi primera perrita, mi bebé, mi princesa. Siempre será irreemplazable. Siempre estará grabada en mi corazón.

Gracias por enseñarme tantas cosas, gracias por haber existido en mi vida.

Canciones:

Lonely Day – System Of a Down

I don’t wanna miss a thing Aerosmith

Descubre más canciones similares en mi Spotify

¡Gracias por leerme!